Muriendo a un alto precio: Sin acceso a genéricos que curan el VHC mapCrowd informe #2

Nunca antes había estado tan cerca la erradicación del virus de la hepatitis C (VHC),
pero los 80 millones de personas con infección crónica en todo el mundo tienen todavía un delicado camino por recorrer. El número de muertes por VHC (aproximadamente 700.000 personas al año) resulta cada vez más inaceptable mientras las partes interesadas ofrecen grandes oportunidades para intensificar la respuesta a esta epidemia. Las políticas y programas nacionales de erradicación del virus requieren seguimiento y control. Sin embargo, sigue siendo frecuente la falta de disponibilidad de datos precisos y relevantes.

La plataforma mapCrowd es una herramienta en línea de colaboración abierta creada
por Médecins du Monde (MdM) y Treatment Action Group (TAG) diseñada para ayudar a recopilar y compartir información actualizada del VHC.

A finales de 2013, se lanzaron al mercado nuevos antivirales de acción directa (AAD)
para el tratamiento de la hepatitis C en todo el mundo. Actualmente se están recetando nuevos regímenes de tratamiento de AAD combinados con regímenes sin interferón. Su acción curativa se ha demostrado en más del 90% de pacientes con VHC, frecuentemente a las 12 semanas, con escasos efectos secundarios. Esto supone una revolución en el tratamiento de la hepatitis C. Las posibilidades de lograr un mundo sin VHC nunca habían sido tan viables. Pero desgraciadamente, el precio de los nuevos regímenes de tratamiento sigue siendo el principal obstáculo para el acceso de una inmensa mayoría de personas infectadas por el VHC en todo el mundo.

Los análisis más recientes de los datos de mapCrowd ofrecen una doble lectura del
proceso hacia la erradicación del VHC.

Países de renta alta: el juego del racionamiento

Según los datos recogidos en mapCrowd, 14 de 17 países de Europa occidental
establecieron restricciones al tratamiento para las personas con VHC en su propio país.Casi siempre, los AAD se reservan a aquellas personas que presentan un estado más grave. Estas políticas restrictivas se deben principalmente a los altos precios de los tratamientos: las combinaciones de AAD cuestan entre 25.000 USD y 75.000 USD. Como consecuencia, ningún país permite a sus médicos generalistas recetar AAD, práctica generalizada en anteriores tratamientos con interferón pegilado.

Al otro lado del Atlántico, Estados Unidos adoptó las políticas de racionamiento, a pesar de que el VHC ha demostrado ser más letal que cualquier otra enfermedad infecciosa a nivel nacional. En EE. UU., las combinaciones de AAD tienen un precio de entre 54.600 USD y 83.319 USD, situación agravada por una cobertura del seguro imprevisible.

Genéricos para el VHC: por una curación libre!

A través de los datos recogidos en mapCrowd, se evidencian claramente una vez más los efectos de los medicamentos genéricos en los precios del tratamiento. De entre 13 países, el precio medio del sofosbuvir de marca (Sovaldi®, de Gilead) alcanza los 38.154 USD donde no hay competencia de genéricos. En comparación, el precio medio del mismo producto se sitúa en 2.023 USD en 5 países cuyos mercados ofrecen también medicamentos genéricos. Más allá de este efecto a la baja en los precios de los medicamentos de marca, los genéricos también son una alternativa viable para las personas que necesitan acceso a un tratamiento vital contra el VHC. El precio medio de las versiones genéricas del sofosbuvir es de 921 USD, mientras que la versión genérica del daclatasvir cae a 241 USD.

Dada la bajada continua de precios provocada por la competencia efectiva del genérico, los mejores precios podrían estar aún por llegar, como demuestra fehacientemente el estudio «Rapidly falling costs for new hepatitis C DAAs: Potential for universal access fair price» (dirigido por el Dr. Andrew Hill). Sus autores han actualizado recientemente el coste de producción y precio de venta más bajos previstos para las versiones genéricas del sofosbuvir y del daclatavir: 62 USD y 14 USD respectivamente.

Los genéricos pueden introducirse en el mercado mediante instrumentos jurídicos,
como las licencias obligatorias y las oposiciones a patentes. Además, la seguridad y
eficacia del genérico ya está siendo documentada, mostrando prestaciones similares a las de las versiones de marca. Con todos estos instrumentos al alcance de las instancias decisorias, no hay tiempo que perder a la hora de involucrarse seriamente en programas de erradicación del VHC.

Cobertura del tratamiento: la voluntad política descarrila por los precios de los medicamentos

El alcance de los objetivos debatidos por la comunidad internacional en pos de
la eliminación del VHC queda aún lejos. En los países de mapCrowd con datos disponibles, la cobertura del tratamiento en 2015 oscila entre el 0,13% (Malasia) y el 8,4% (Estados Unidos). La tan deseada intensificación de los tratamientos, tras la revolución terapéutica del AAD, se ralentiza obviamente más de lo que esperábamos. La dinámica de acceso al tratamiento, estrechamente relacionada con los precios de los medicamentos, depende de la capacidad de los gobiernos y las autoridades sanitarias, junto con la sociedad civil, de establecer estrategias agresivas de fijación de precios de los medicamentes para incrementar el número de personas tratadas. Entre 2013 y 2015, Pakistán, por ejemplo, logró avances en la cobertura del tratamiento similares a los de Francia, en otro tiempo considerada puntera en el ámbito del acceso al tratamiento del VHC a nivel mundial.

Personas usuarias de drogas por vía parenteral: mayor carga, menor cobertura

A pesar de que las personas usuarias de drogas por vía parenteral soportan la mayor carga de infección por VHC, son las más excluidas de la prevención y el tratamiento. El estigma y la criminalización actúan como barreras infranqueables para el acceso a una atención y tratamiento vitales. Un proyecto puesto en marcha con Médecins du Monde en Georgia presenta resultados iniciales prometedores. En una intervención de apoyo de pares (diseñada para facilitar el acceso de personas usuarias de drogas por vía parenteral a un programa nacional de erradicación del VHC), el 98,8% de los participantes finalizaron el tratamiento con muy buena adherencia. Hasta el momento, el grupo alcanzó una tasa de curación del 90,1% con una carga viral indetectable en la duodécima semana tras finalizar el tratamiento. Los programas similares que adoptan un enfoque de reducción de daños pueden contribuir progresivamente a mejorar las cifras de la epidemia del VHC.

Link to report: http://mapcrowd.org/public/pdf/ES_mapCrowd_Report2.pdf